Cumbre del Turismo

Queridas amigas y amigos.

La dimensión e importancia que habéis alcanzado en el desarrollo de vuestras actividades os llena de orgullo, de legítimo orgullo, al tiempo que os obliga a un enorme ejercicio de responsabilidad.

Conscientes de la situación que atraviesa la economía internacional en estos momentos, esta Cumbre de Turismo propone una reflexión en común sobre la actuación de todos los que intervenís en la primera industria del país, la "industria sin chimeneas" que tan buenos resultados nos ofrece en forma de actividad, de empleo, de equilibrio de nuestras cuentas exteriores y de rentabilidad al sistema financiero y a los inversores que han apostado por este sector.

Desde CEOE siempre hemos sido sensibles a las necesidades e importancia de un sector claramente abierto a la competencia y que ha afrontado con éxito situaciones difíciles, fortaleciéndose después de cada nuevo reto, mejorando para superar las dificultades.

Baste recordar el importante informe titulado "Memorándum sobre el Sector Turístico en España: Problemática y Soluciones" que presentamos en Febrero de 1990 y en el que se recordaba las oscilaciones no siempre positivas de la demanda del turismo hacia nuestro país en la que tuvisteis que sobrepasar situaciones no fáciles en los periodos 1974 a 1976, los años 79 y 80, en el año 84 y el periodo 1989 a 1991.

Sin duda este informe que ponía en común los problemas de un sector tan diverso, coincidiendo en el análisis y en la propuesta de soluciones tuvo un impacto en el Gobierno de la época y desde entonces se tomaron medidas en favor del sector que se han ido manteniendo y potenciando en gobiernos sucesivos.

Otra muestra del interés de nuestra Confederación en relación a vuestras actividades ha sido nuestro informe de septiembre de 2001, sobre la importancia de vuestras actividades dentro del aparato productivo y de servicios español, que se ha visto confirmado por la presentación de la Cuenta Satélite del Turismo del Instituto Nacional de Estadística destacando como cifras que sintetizan la realidad del sector su peso superior al 12% del PIB español y del 10% del empleo total.

Mas significativa resulta la transformación de vuestro sector, su presencia en el exterior y el nivel de competitividad. El turismo en España, a pesar de una creciente competencia internacional, ha venido ganando cuota de mercado y aupándose año tras año en el ranking de los países turísticos.

Así, desde el lugar octavo que ocupábamos en 1950 ascendimos al tercero en 1990 y nos disputamos hoy la primacía con Francia si los medimos en entradas de visitantes, y con Estados Unidos cuando la clasificación es por ingresos turísticos.

La contribución del sector turístico tiene que ver con

Así pues, España gracias a vuestro esfuerzo ocupa un lugar de privilegio en el turismo internacional que es la actividad exportadora que mas ingresos produce en las economías nacionales y ayuda al equilibrio de las cuentas frente al exterior, a la vez que supone una importante fuente de ingresos públicos.

Este éxito se ha conseguido en un esfuerzo continuado de aumento de nuestra oferta turística, en cantidad y calidad, mediante la inversión y la organización eficiente de los medios de equipamiento, humanos y técnicos, cuyo resultado ha sido un balance, comparativamente mejor que el de nuestros competidores, en la relación calidad y precio de las distintas actividades de este gran sector económico.

La situación que afrontáis se debe en gran parte a ralentización de las actividades económicas, del empleo y de las rentas en los países que mas demandan nuestros servicios turísticos y a los acontecimientos del 11 de septiembre del 2001 y sus consecuencias de todo orden.

En cuanto a los factores internos de competitividad general de nuestra economía, el éxito de nuestra integración en el aparato productivo y de servicios de la Unión Europea, la transparencia de precios y costes en el Mercado Unico, las mayores tasas de crecimiento de nuestra economía, las políticas presupuestarias pro-cíclicas en los últimos años y una política monetaria expansiva para nuestras circunstancias propiciando una merma de nuestro alto nivel de competitividad por vía del crecimiento de los precios.

Este proceso, para que no dañe nuestra posición competitiva exige que las actividades agrarias, industriales y de servicios ganen en productividad para absorber el crecimiento de los costes sin perder competitividad. Donde ello no sea posible se impone una moderación de los costes de producción para mantener el nivel de actividad y de empleo.

En nuestro reciente informe sobre la competitividad en España hemos señalado, de forma general, la importancia que tiene los siguientes factores:

Soy consciente del trabajo previo que se ha desarrollado para la celebración de esta Cumbre, ya que nuestros órganos de Gobierno han venido siendo informados de los mismos por el Presidente del Consejo Empresarial, Gonzalo Pascual, destacando el rigor de vuestros análisis y vuestra altura de miras.

España ha avanzado deprisa en estos últimos años, pero en la carrera por ganar mercados los demás también cuentan y también corren.

Hoy, no avanzar es retroceder y no ganar es perder.

Vuestra presencia es un compromiso de trabajar sin desmayo para mejorar, modernizar y diversificar vuestras actividades.

En estas tareas tenéis el respaldo de esta confederación para trasladar a las autoridades de la Unión Europea, de la administración Central y de las Administraciones Territoriales de vuestros análisis y recomendaciones, así como a la opinión pública.

Las Administraciones Públicas crean el entorno en que competimos las empresas. Las empresas compiten, pero también compiten los entornos institucionales.

Las regulaciones de toda índole, la cooperación entre las Administraciones, la fiscalidad, la promoción comercial y de calidad, la internacionalización, las infraestructuras, la protección del medio ambiente, la diversificación, la flexibilidad formación y costes de los recursos humanos y de la seguridad social, la inmigración, la conflictividad laboral, la oferta alegal, el avance de la Sociedad de la información y del "comercio electrónico" y la potenciación de la innovación, son todas ellas cuestiones que se abordan esta mañana, en esta Cumbre, y cuyas conclusiones formarán parte de las actuaciones de nuestra Confederación para su desarrollo, ya que se de la buena salud de vuestras actividades turísticas se beneficia el conjunto de la economía española.

Muchos son los éxitos de este sector; muchos los logros pasados y los desafíos superados. Esta es la razón por la que vuestras empresas gozan de un potente músculo competitivo. Pero queda camino por hacer. Machado nos decía que "se hace camino al andar".

Permitidme que os recuerde aquel pequeño cuento, hoy casi olvidado, de Cesare Pavese, en que el protagonista, después de múltiples avatares, de un camino trufado de dificultades, alcanza por fin su destino, la estación Término.

En ese momento del viaje que parece finalizado, la narración da un giro y termina diciendo ... y ahora empieza el viaje...

Hemos andado mucho pero ahora, ante las nuevas circunstancias en el mundo, empieza de nuevo el viaje para todos nosotros.

Muchas gracias.